ORACION POR LOS ENFERMOS


Bendito seas Señor. Gloria, gloria, gloria a tu Nombre ¡bendito seas Señor!, alabado sea el Señor, glorificado sea el señor, a ti el honor y la gloria Señor, a ti el cetro y el Poder. Padre Santo, Padre bueno, Padre Misericordioso ¡sea tu Nombre bendito de generación en generación! Padre, tu Hijo Jesucristo nos dijo que todo lo que te pidiéramos en su Nombre tu nos lo concederías ¡Padre! tu Hijo está aquí en medio de nosotros en la Hostia Consagrada, y hoy te queremos pedir en Nombre de tu Hijo Jesucristo, y por el Poder de sus 5 llagas ¡Padre, ten compasión de los enfermos que están en esta Hora Santa presentes! ¡ten compasión de los que sufren Padre! ¡Padre, sana a tu pueblo! Tú no quieres la muerte del pecador sino que se arrepienta y que viva. Padre, tu Hijo Jesucristo nos dijo que cuando pidiéramos algo en la Oración creyéramos que tu lo estabas concediendo, y nosotros creemos que por el Poder y el amor de tu Hijo Jesucristo, tu Señor, estás sanando a los enfermos que con tanta esperanza ahora están Orando, ahora están pidiendo. 

Jesús mi Señor, creo que tu estás en medio de esta Hostia Consagrada, creo que estás en medio de tu pueblo, creo que están en medio de nosotros, creo que eres el mismo ayer, hoy y siempre Señor; eres el mismo que sanaste a María de Magdala, eres el miso que liberarse al ladrón arrepentido, eres el mismo que expulsaste los demonios, que sanaste a los enfermos, que resucitaste a los muertos. Hoy quiero decirte como el ciego de Jericó ¡Jesús, hijo de David, ten compasión de estos enfermos! ¡Ten compasión de tus pobres! ¡Jesús, ten misericordia de los pobres, de estos enfermos!, te lo pido por el poder de las lágrimas de María santísima, por tu vida, pasión y muerte, por tu Gloriosa Resurrección y ascensión a los Cielos, por la venida del Espíritu Santo, por tus 5 preciosas llagas; por el poder de tus lágrimas, por el poder de tu Iglesia, por el poder de tus 5 llagas, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, que estos enfermos queden sanos para tu Gloria. 

Gloria a ti Jesús, bendito seas Señor, alabanzas oh Señor porque sabemos que estás sanando; gracias Jesús, gracias por lo que estás haciendo con estos pobres, gracias por lo que estás haciendo por estos enfermos ¡Bendito seas Señor, gloria a ti Señor, toca los enfermos Señor, ponles tu mano en la cabeza Señor!, síguenos sanándonos Señor, toca a los enfermos Señor, paséate junto a este enfermo, tócales la frente Señor, toca sus manos, toca su vientre, toca sus pies Señor ¡bendito seas Señor! ¡Gloria a ti Señor!, alabanzas hermanos, alabanzas fuertes al Señor ¡Gloria a ti Jesús! ¡Bendito seas Señor!

Da el descanso en el Espíritu Señor, a las almas agobiadas Señor, que descansen en tus brazos Jesús. 

(Alabanza)

Sánales Jesús, mira nuestra alabanza, mira nuestras lágrimas, ten compasión de tu pueblo Señor, ten misericordia Jesús de tu pueblo. Te lo pedimos por el corazón Inmaculado de María tu Madre. Gloria a ti Jesús, alabanzas a ti Jesús, ten compasión de tu pueblo.
Gracias Jesús por lo que estás haciendo. Gracias Señor, gloria a ti Jesús, gloria a tu Nombre Señor, alabanzas Señor. Gracias Señor porque esta alabanza corre por valles, por ríos, por montañas, por ciudades, por pueblos, por colonias….alabanzas al Señor porque a través de esta alabanza el Señor está sanando…

Gracias Señor, gracias Madre Santísima, Gracias Padre bueno, gracias Señor de Señores….

PADRE NUESTRO QUE ESTAS EN EL CIELO…… 
AVE MARIA…
Gloria al Padre…….

Porque tuyo es el Reino, tuyo el Poder y la Gloria Señor.

“Les diste Señor el Pan del Cielo, 
Que contiene en sí todo deleite”

+ Bendición (cuando hay Sacerdote).

Demos gracias al Señor porque es bueno,
Porque es eterna su Misericordia.